FAQ

Los oídos

El ruido y la audición

¿Cuándo es peligroso el ruido para los oídos?

El ruido es peligroso cuando es molesto o nocivo para el sistema auditivo. Se da este caso cuando la intensidad de los ruidos, expresada en decibelios (dB), sobrepasa las capacidades de recepción del oído.
A partir de 85 dB, el ruido es nocivo. Según la duración de la exposición al ruido, se puede sentir una disminución pasajera de la audición, silbidos o zumbidos (acúfenos). Cuanto más frecuentes sean estas exposiciones al ruido, más se debilita el sistema auditivo y se acelera su envejecimiento.
Más allá de 110 dB, el oído puede sufrir alteraciones inmediatas. Así, quedarse aunque sea un minuto cerca de los altavoces durante un concierto puede provocar la ruptura del tímpano. En este caso, la sordera puede ser irreversible.
Más información en nuestro dossier ¿Por qué protegerse del ruido?

Me zumban los oídos. ¿Se trata de acúfenos?

Los acúfenos son ruidos desagradables que se perciben sin que existan realmente. Puede tratarse de zumbidos, silbidos o sonidos bruscos que se oyen de manera temporal, tras una exposición prolongada a un ruido fuerte, por ejemplo. Los acúfenos pueden, asimismo, ser crónicos. En este caso, pueden derivar de una alteración del oído interno después de un traumatismo sonoro, o bien aparecer con la edad.

¿El ruido puede ensordecer?

Sí, cuando el sistema auditivo sufre un traumatismo sonoro violento o traumatismos sonoros repetidos. En el primer caso, el ruido puede causar una ruptura del tímpano que conlleve una sordera inmediata. En el segundo caso, las múltiples exposiciones a sonidos nocivos destruyen progresivamente las células de la audición, que no tienen la capacidad de renovarse.

¿Hay que ir al otorrinolaringólogo una vez al año, como el dentista?

No, es inútil hacer una revisión de la audición cada año si no siente ningún trastorno. No obstante, es bueno revisar la audición de los niños, al menos una vez durante la primera infancia.

Oigo mal. ¿Cuándo debo ir al médico?

Si su disminución de audición dura más de varias horas, pida cita con un médico especialista lo antes posible. Le hará un diagnóstico y le recomendará tratamientos posibles.

Mi hijo es propenso a la otitis. ¿Podría quedarse sordo?

Algunas otitis pueden pasar desapercibidas. Es el caso de las otitis serosas, que no duelen o duelen poco. Si no se tratan, pueden deteriorar el sistema auditivo y causar disminuciones de la audición.

¿Cómo comprender la reducción del ruido en dB?

Cada una de las protecciones auditivas Quies ofrece una reducción diferente.
Tomemos el ejemplo de las ceras Quies, que permiten una reducción de 27 dB.

El SNR (Single Number Rating) es un índice global de debilitamiento, es decir la media de todos los valores combinados.

SNR (Single Number Rating) 27
H (High Level) 29
M (Medium Level) 23
L (Low Level) 21

Las cifras 29, 23 y 21 equivalen a la reducción media del ruido en decibelios, respectivamente en frecuencias hercianas altas (H), medias (M) y bajas (L).

Un segundo cuadro presenta :
– las Frecuencias expresadas en hercios (Hz): 7 frecuencias probadas (comprendidas entre 125 y 8.000).
– el Debilitamiento medio expresado en decibelios (dB) :
Ejemplo: en una frecuencia de 125 Hz, la disminución de ruido es de 25,6 dB.
– la Diferencia-tipo expresada en decibelios (dB). Representa la diferencia entre el debilitamiento medio y el APV.
APV (Assumed Protection Values = valores de protección global) expresados en (dB): esta cifra indica la calidad de la reducción del ruido. Es el resultado de un cálculo numérico.

Frecuencia (Hz) 125 250 500 1000 2000 4000 8000
Debilitamiento medio (dB) 25,6 22,5 23,9 25,5 34,7 40,3 39,8
Diferencia-tipo (dB) 4,1 2,9 3,1 4,0 3,3 2,9 4,5
APV (dB) 21,5 19,6 20,8 21,5 31,4 37,4 35,3

Estos cuadros presentan los resultados de las pruebas efectuadas por el Instituto Nacional de Investigación y Seguridad (INRS, por sus siglas en francés), según la norma EN 352-2: 2002 (esta norma fija las características de los tapones para los oídos de protección contra el ruido, así como los métodos de pruebas que permiten comprobar estas características).

Para comprender bien :
Un aparato emite un sonido de una intensidad de 100 dB a una frecuencia de 1.000 Hz. A esta frecuencia, las ceras Quies atenúan el sonido de 21,5 dB (APV).
Por simple sustracción, 100-21,5 = 78,5, el valor residual es inferior a 85 dB. Las ceras Quies se consideran, por tanto, una protección adecuada.

La higiene auditiva

¿Hay que limpiarse los oídos todos los días?

El pabellón, sí, pero no el conducto auditivo, que necesita una fina capa de cerumen para protegerse. Cada día, limpie delicadamente el pabellón de la oreja, sin penetrar en el conducto auditivo. Una o dos veces por semana, limpie el conducto auditivo con ayuda de un spray para los oídos sin gas propulsor, o con bastoncillos adaptados. En ese caso, no penetre más de 1 cm en el interior del conducto, para no dañar el tímpano. Por esta misma razón, no deje a los niños limpiarse los oídos sin vigilancia: su conducto auditivo es más corto que el de un adulto y el riesgo de dañar el conducto o el tímpano es más alto.

¿Un «bastoncillo para los oídos» clásico puede ser peligroso para los oídos?

Introducir un bastoncillo de algodón con demasiada profundidad en el conducto auditivo o frotar con demasiada energía podría dañar la piel del conducto o el tímpano. Para usarlo correctamente, no debemos introducirlo más de 1 cm en la entrada del conducto auditivo. Allí es donde se encuentran las glándulas ceruminosas. Efectúe varios movimientos rotativos hacia el exterior del conducto para expulsar el cerumen sin comprimirlo en el interior del oído.

Elija bastoncillos de algodón cuya forma respete la anatomía del oído y no deje que los niños los utilicen solos. Como su conducto auditivo es más corto, los riesgos de inflamación de la piel o de traumatismo del tímpano son mayores.

Los tapones de cerumen

¿Para qué sirve el cerumen?

Esta cera que nuestro cuerpo secreta de forma natural permite lubricar el interior de nuestro conducto auditivo, protegiéndolo de las irritaciones y los microbios.

Más información en nuestro dossier ¿Cómo evitar los tapones de cerumen?

¿Cómo se forman los tapones de cerumen?

A veces ocurre que el cerumen no se evacúa correctamente. Se acumula con el polvo y las escamas de piel del conducto auditivo, provocando un tapón que bloquea este conducto. Entonces tenemos la sensación de oír peor e incluso podemos llegar a sentir una falta de equilibrio o vértigos, de manera que hay que eliminar el tapón con soluciones adaptadas.

Más información en nuestro dossier ¿Cómo evitar los tapones de cerumen?

¿Producen algunas personas más cerumen que otras?

Sí. La cantidad y la consistencia del cerumen secretado dependen de factores genéticos. Además, un conducto auditivo estrecho o demasiado anguloso puede aumentar la producción de cerumen o complicar su evacuación de manera natural. El uso de aparatos auditivos, al irritar la piel frágil del conducto auditivo, también puede incrementar el riesgo de tapón.

Por otro lado, una limpieza demasiado frecuente aumenta la cantidad de producción de cerumen.

Más información en nuestro dossier ¿Cómo evitar los tapones de cerumen?

La otitis

¿Qué es la otitis externa?

La otitis externa, llamada más comúnmente otitis del bañista, es una afección de la piel del conducto auditivo. No es de origen infeccioso, pero a menudo la causan malos hábitos de higiene: una limpieza demasiado insistente o inapropiada del conducto auditivo externo, un mal secado del oído después de un baño, el uso de auriculares de mala calidad, etc. El conducto auditivo se lesiona, la piel se irrita y pica. Si no se cuida, la lesión puede degenerar y los picores hacerse difícilmente soportables. Puede entonces surgir una infección muy dolorosa.

En verano y en invierno, ¿las otitis son las mismas?

No. En verano somos más propensos a las otitis externas: la piel se irrita por los baños repetidos y la transpiración. En invierno, algunas infecciones pueden provocar otitis medias, a menudo contraídas a raíz de un resfriado.

Mi hijo es propenso a la otitis. ¿Podría quedarse sordo?

Algunas otitis pueden pasar desapercibidas. Es el caso de las otitis serosas, que no duelen o duelen poco. Si no se tratan, pueden deteriorar el sistema auditivo y causar disminuciones de la audición.

Mi hijo lleva drenajes transtimpánicos, ¿tengo que protegerlo del agua?

En caso de llevar drenajes trastimpánicos, se recomienda efectivamente evitar que el agua entre en el oído y lo infecte. Llevar protecciones auditivas adaptadas es indispensable, con una cinta de orejas especial para el baño como complemento, para una protección óptima.

Oídos y presión

Bajo el agua o en avión, me duelen los oídos. ¿Por qué?

Se debe a los cambios externos de presión. Cuando buceamos o alcanzamos altitud, hay una diferencia de presión entre el aire en el exterior y en el interior del cuerpo. Esta diferencia puede provocar una sensación desagradable de oídos taponados o dolores muy agudos, hasta que el oído consiga adaptarse a las diferencias de presión a ambos lados del tímpano.

Más información en nuestro dossier Oídos sensibles: ¿por qué el agua y la presión son dolorosas?

El ronquido

¿Por qué roncamos?

El ronquido se debe a la relajación de los músculos y los tejidos de la boca, que bloquean en parte el paso del aire. Cuando la persona que duerme inspira, los tejidos del paladar y la garganta vibran, provocando un ruido llamado ronquido.

Con la edad, la frecuencia del ronquido aumenta, ya que los tejidos pierden su tonicidad. Una congestión nasal pasajera, como un resfriado por ejemplo, amígdalas voluminosas o un exceso ponderal pueden asimismo favorecer el ronquido.

Más información en nuestro dossier ¿Por qué es molesto el ronquido?

¿Roncar es peligroso para la salud?

El ronquido no implica consecuencias en la salud a largo plazo, salvo en caso de apnea del sueño. Estas pausas respiratorias, más o menos largas, incrementan los riesgos de hipertensión y de problemas cardiovasculares.

¿Qué es la apnea del sueño?

Es un momento durante el cual la persona que duerme no respira. Estas pausas respiratorias duran como media de 10 a 30 segundos. Perturban el sueño, causan un cansancio al despertar y una somnolencia diurna. A más largo plazo, aumentan los riesgos de hipertensión y de problemas cardiovasculares.

En caso de ronquido, ¿cuándo hay que ir al médico?

Si no tiene la impresión de estar bien descansado al despertar o si su ronquido es tan ruidoso que impide a sus allegados dormir bien, consulte con su médico de cabecera. De la misma forma, adormilarse durante el día puede ser la consecuencia de apneas del sueño durante la noche. En ese caso, es indispensable ir al médico.

Ojos secos y lentillas

¿Por qué tengo los ojos irritados?

Ojos rojos, que escuecen o pican, sensación de arena en el ojo, son síntomas del síndrome del ojo seco. En condiciones normales, parpadeamos hasta 15 veces por minuto, con el fin de depositar una película lacrimal protectora en la superficie de los ojos. Pero cuando llevamos lentillas o fijamos la vista en un objeto durante mucho tiempo, como un libro o una pantalla, reducimos inconscientemente el número de parpadeos. Al no estar lo suficientemente lubricados, los ojos se irritan. La solución: descansar los ojos regularmente y lubricarlos con suero fisiológico o lágrimas artificiales.

Más información en nuestro dossier ¿Por qué tengo los ojos secos?

En avión, las lentillas me irritan los ojos. ¿Por qué?

El aire muy seco de las cabinas seca los ojos, por lo que es importante lubricarlos con una película lacrimal artificial adaptada, o incluso llevar gafas en lugar de lentillas si el vuelo dura más de 3h.

De la misma forma con que preserva sus ojos, piense en protegerse los oídos de la presión, poniéndose protecciones auditivas especiales para avión.

¿Puedo limpiar las lentillas con agua?

El agua es portadora de gérmenes y su pH no se adapta a la sensibilidad de los ojos. Es imperativo limpiar las lentillas con una solución adaptada, respetando los consejos de uso y la fecha de caducidad del producto.

Llevo lentillas. ¿Puedo maquillarme?

Sí, si evita que los cosméticos se depositen en la córnea y le irriten los ojos. Por tanto, limpie las lentillas con una solución adaptada y póngaselas antes de maquillarse. Aplique los cosméticos sobre los párpados y el exterior de las pestañas, evitando el interior del ojo. Elija texturas cremosas, menos volátiles que en polvo.