El sol puede ser tan peligroso como un chocolate caliente

La quemadura de sol es causada por los rayos UVB. Roja y ligeramente dolorosa, es una quemadura superficial de 1er grado. Si presenta ampollas, ya es una quemadura de 2o grado. Cuidado pues…

Quemaduras, ¿por qué se me pone la piel roja?

Un bol de chocolate caliente que se vuelca o demasiado sol en la playa, las quemaduras ligeras son bastante frecuentes en la vida de todos los días. La piel se calienta, se pone roja y después se quema progresivamente. ¿Qué hacer?

¡Ay, quema!

Cuando pensamos en una quemadura, imaginamos inmediatamente una llama, un objeto caliente o un líquido ardiendo. Una quemadura es, en realidad, una lesión de la piel después de que haya estado en contacto con un agente caliente, corrosivo, eléctrico, o incluso extremadamente frío. Existen, por tanto, diferentes tipos de quemaduras, más o menos graves según el tipo de lesión, su extensión y su profundidad.

¿Por qué se me pone la piel roja?

En caso de quemadura superficial o de sol, la temperatura de la piel aumenta de manera anómala y reacciona inmediatamente a esta agresión, ¡evidentemente! El flujo sanguíneo aumenta y la piel se pone roja y caliente cuando se toca. El cuerpo libera a su vez mediadores de la inflamación, entre ellos la histamina, provocando sensación de calor y dolor.

¿Qué hacer?

¡Actúe rápidamente! Enfríe inmediatamente la piel con agua fría, durante al menos 10 o 15 minutos. A continuación, en caso de :
quemadura ligera : desinfecte la lesión y después séquela frotando delicadamente. Aplique un producto calmante y cicatrizante y, a continuación, proteja con gasa.
quemadura solar : aplique un producto a base de aloe vera para aliviar la inflamación y evite cualquier exposición al sol, ¡hasta que la quemadura no haya desaparecido!

Cuidado con las cremas demasiado grasas

Muchas pomadas especiales para quemaduras son cuerpos grasos. No las aplique sobre las quemaduras solares antes de salir, a menos que quiera… ¡freírse!

Protéjase del sol Y de la picaduras de medusa