12 parpadeos
por minuto

Sin darnos cuenta, parpadeamos de 12 a 15 veces por minuto. Así es como producimos estas lágrimas invisibles, que lubrican el ojo.

Cuando miramos fijamente un libro, una pantalla de televisión o de ordenador, este ritmo puede disminuir a 8 parpadeos por minuto, provocando irritación en los ojos.

¿Por qué tengo los ojos secos?

Sensación de tener polvo o arena en el ojo, ojos rojos que pican o escuecen como si estuvieran demasiado secos… ¿Y si fuera el caso?

Cuidado con los ojos

Todos hemos podido sentir, en un momento u otro, una sequedad ocular. Contaminación, polvo, climatización o incluso lentes de contacto sensibilizan nuestros ojos. De la misma forma, frente a la pantalla de televisión, ordenador o teléfono, los ojos se cansan rápidamente.

Es menester una pausa

Descanse los ojos con regularidad: mire a lo lejos y después parpadee varias veces. Si fuera necesario, lubríquese los ojos con suero fisiológico o lágrimas artificiales.

¡Un parpadeo alivia!

¿La solución? ¡Parpadear! Los ojos necesitan una capa de lágrimas constante para limpiarse y protegerse, lubricar su superficie y preservar la claridad de la visión. Cuando parpadeamos, los párpados extienden una película lacrimal protectora en la superficie del ojo. Si la cantidad o la calidad de estas lágrimas es reducida, o si se evaporan demasiado rápido, se habla comúnmente del síndrome del ojo seco. Paradójicamente, puede implicar un derrame de lágrimas reflejas, que intentan proteger el ojo agredido.

Preservar los ojos

Si antiguamente el síndrome del ojo seco afectaba particularmente a personas mayores de 60 años, nuestro estilo de vida actual hace que estemos más expuestos. Sobre todo si llevamos lentes de contacto, que tienden a modificar la repartición de la película lacrimal. La sequedad ocular es, además, la principal causa de intolerancia a las lentes de contacto./p>

¡3 precauciones son mejor que una!

Algunos consejos para vivir mejor con lentillas :

  • Nada de limpieza sin solución adaptada: no las limpie nunca con agua. ¡Es portadora gérmenes y su pH no se adapta a la sensibilidad de los ojos!
  • No duerma con las lentillas puestas: por la noche, la córnea necesita respirar. Sólo se tarda un minuto en quitarse las lentillas, enjuáguelas y déjelas en remojo hasta la mañana siguiente, en una solución única que eliminará los depósitos proteínicos, las desinfectará y las lubricará.
  • Maquillarse, sí, pero después de haberse puesto las lentillas: así, el polvo de los cosméticos no se depositará en la córnea. ¡Para mayor comodidad, utilice las sombras de ojos en crema!
Entre dos soluciones de limpieza multifunciones, ¿cuál elegir?

Para mejorar la comodidad de uso de las lentillas, dé prioridad a la que contenga lubricante.

Pruebe la solución multifunciones Quies Optik : en un solo gesto, elimina los depósitos de proteínas, desinfecta y lubrica las lentes de contacto flexibles.

¡También disponible en formato viaje!