hearing_image
Barotraumatismo : ¡Cuidado con los oídos y la nariz taponados!

En avión o buceando, el barotraumatismo puede ocurrir cuando el oído no consigue adaptarse a diferentes presiones. El tímpano puede entonces sufrir una inflamación, o incluso perforarse. Este barotraumatismo puede ser más grave si además hay un tapón de cerumen en el conducto auditivo o mucosidades en la trompa de Eustaquio.

Oídos sensibles: ¿Por qué el agua y la presión pueden hacer daño?

Nuestros oídos son sensibles al agua y a los cambios de presión. ¿Por qué nos da la sensación de tener los oídos taponados cuando nos bañamos o viajamos en avión? ¿Cómo podemos aliviarlos?

Agua en los oídos

Para algunos, bañarse no siempre es un placer. El agua que penetra en los oídos puede provocar una sensación de taponamiento o irritación, o incluso de dolor agudo. Si el agua no se evacúa correctamente, el oído puede llegar a inflamarse o infectarse (otitis externa).
Antes de bañarse, evite sacarse de los oídos el cerumen que los protege. No soluble en el agua, esta cera actúa a modo de impermeable. ¡Nada de limpieza profunda dos días antes de bañarse!

Se impone un buen secado

Después de cada baño, séquese minuciosamente los oídos: incline la cabeza hacia un lado para evacuar el agua y, a continuación, seque la entrada del conducto auditivo.

Los oídos bajo presión

Cuando viaja en avión o practica submarinismo, ¿le zumban y le duelen los oídos? En condiciones normales, la presión del aire en el interior del oído es la misma que en el exterior. Pero cuando se bucea o se cambia de altitud, la presión varía. Se da, pues, una diferencia de presión entre el aire en la parte delantera del tímpano y el aire en la parte trasera del tímpano. La trompa de Eustaquio, una especie de canal de aire de doble sentido, intenta entonces regular estas diferencias de presión a ambos lados del tímpano.

Presión externa

Huya de la presión

Para equilibrar las presiones a cada lado del tímpano, ¡sople!
– tápese la nariz, cierre la boca y después sople fuerte: le crujen los tímpanos, signo de que el aire exterior ha llegado hasta la trompa de Eustaquio, que reequilibra así la presión.
– o cierre la boca y bostece muy fuerte.
Dé un biberón a los bebés, con el fin de hacerles deglutir y accionar así la trompa de Eustaquio.

Protéjase los oídos del agua y la presión

Nade con total tranquilidad con las Protecciones auditivas de silicona : al ser totalmente impermeables, impiden que le entre agua en los oídos.
Viaje sin presión con las Protecciones auditivas especiales para avión : su filtro de cerámica integrado le alivia los tímpanos de los cambios de presión.